Comprar una vivienda es uno de los cambios más significativos por los que pasamos. Después de haber examinado los pros y los contras y contar con algo de dinero para llevar a cabo esa inversión, disponer del asesoramiento de una agencia inmobiliaria es casi principal. Son muchas las gestiones con las que proceder: mudanza, dar de alta el suministro de luz, el gas etc.- por lo que dejarnos guiar por  expertos puede salvarnos de más de un disgusto.

Por consiguiente, te mostramos las cinco razones más distinguidas para contar con sus servicios si estás pensando en adquirir un inmueble:

1- Especialistas en una determinada zona

Las agencias inmobiliarias que trabajan en un determinado barrio o distrito conocen en profundidad las peculiaridades, precios y condición de los pisos a la venta en los alrededores.

Todo ese entendimiento sobre la situación local de la vivienda les facilita el poder ofrecer una información mucho más minuciosa y precisa, amoldando a los requisitos de cada usuario.

2- Saber el precio real del inmueble

Este atributo genera beneficios tanto al propietario como al nuevo comprador de la casa.. El particular que quiere vender su inmueble no tiene muy evidente el coste del mercado, pone uno “a ciegas” sin tener en cuenta si hay otros gastos como, por ejemplo, si hay que abonar algo por cambiar el nombre del titular de la luz. Las inmobiliarias resuelven todas esas cuestiones. 

De igual forma, para el nuevo arrendatario, le proporcionan datos firmes y cuantificables, comparativas, así como asesoramiento sobre el aumento  o caídas de los precios.

3- Ahorro de tiempo

Las empresas inmobiliarias facilitan acelerar todas las gestiones para que el usuario gane no solo en tiempo si no también dinero. Estas agencias se encomiendan de hacer un estudio exhaustivo de las viviendas disponibles en función de las necesidades individuales. Este procedimiento es mucho más raudo que visitarlas de una en una sin ningún criterio.

En conclusion, aseguran agilidad. A la hora de completar los papeles y hacer todo el progreso burocrático se cuenta con la colaboración de las mismas.

4- Conseguir una hipoteca

Las hipotecas suelen ser el salvoconducto para adueñarse de una vivienda. Las inmobiliarias pueden contribuir con esta formalidad. Al saber el perfil económico del demandante, valoran si el préstamo va a ser productivo o no.

En el caso de que haya probabilidades, sus conexiones permanentes con los bancos pueden aligerar el procedimiento.

5- Procedimientos legales

Muchos son las gestiones legales que tanto propietario como nuevo inquilino deben hacer para consumar la compraventa. Así, estas entidades se responsabilizan de la puesta en marcha de todos: desde el requerimiento del registro de la propiedad hasta el certificado de eficiencia energética o el informe de que todos los pagos están al corriente de pago.

No dejes de seguirnos en nuestras redes sociales Facebook, Twitter, Instagram y Google+.

Puedes contactar con nosotros llamándonos al 987 413 906, escribiéndonos a experts@remax.es o puedes venir a vernos estamos en la Avd. Compostilla nº 10. Ponferrada.

Subir