Todos tenemos la duda de qué sistema de calefacción es mejor para mi hogar, pues hoy vamos a hablar de las opciones que hay en el mercado.

A pesar de que no podemos escabullirnos del fastidio que nos causa salir a la calle con el frío del invierno, sí podemos abastecer nuestro hogar para que se convierta en un refugio acogedor seleccionando un buen método de calefacción.

En la actualidad, el sistema de calefacción es una de los montajes más costosos que podemos hacer, te contamos las cualidades de los principales modelos para que te decantes por el que mejor se amolde a tus necesidades en la vivienda.

Calderas

Para nuestro método de calefacción precisamos una caldera que proporcione el calor y unos radiadores que la repartan. Empecemos primeramente con los tipos de caldera:

  1. Gas natural:  Las calderas de gas natural van prosperando cada vez más seguidores a la hora de aclimatar un hogar, rebasando a la tradicional calefacción por butano, no solo porque es menos contaminante, sino también porque el precio del propano es mucho más costoso que el del gas natural.
  2. Gasoil: Trabajan con gasóleo y su baza primordial es el rendimiento, aunque una instalación de gasoil puede ser más alta que una de gas natural.
  3. Eléctrica: Como el agua se calienta con energía eléctrica, se eluden los posibles peligros de fugas de gas o intoxicaciones. También, su instalación es más económica que la del gas natural, pero por el contrario, el precio energético es superior.
  4. Leña o carbón: Uno y otro son dos de los métodos más convencionales que hay y tienen un gran poder calorífico, aunque es complejo a la hora de ajustar la temperatura. En el caso preciso de la leña dispone del beneficio que es 100% renovable.

Radiadores

A la hora de proporcionar el calor por los distintos espacios, disponemos de tres clases basicos de radiadores:

  • De agua: Es un modelo fijo que se suele compaginar con gas natural, que calienta el agua que circula por un circuito cerrado. Son sólidos, perdurables asequibles y calientan a gran velocidad, pero el abastecimiento de gas no alcanza  todas las áreas.
  • Eléctricos: Son los más usuales y operan con la red eléctrica, por lo que su instalación es fácil y precisa poca vigilancia. Su inconveniente es el precio de la electricidad, que es más prominente que el del gas.
  • De aceite: Son los radiadores de fluidos que trabajan también enchufados a la red eléctrica, que calienta un fluido caloportador que circula por el radiados. Del mismo modo que los eléctricos son sencillos de colocar y preservar, pero tardan mucho en calentarse y, una vez más, precisan de las tarifas de la energía.

Otras alternativas: suelo radiante, termostato y aire acondicionado

A parte de las composiciones que podamos hacer entre estos modelos de calderas y radiadores, existen otras posibilidades. Una de ellas es la de los suelos radiantes, una red de tubos que se colocan debajo del suelo por los que recorre el agua caliente. Tienen un alto beneficio con un mínimo consumo y habitúan a trabajar con energías renovables.

Otra alternativa es instalar un termostato mecánico o digital que nos favorezca a regular la temperatura de cada estancia y en cada instante del día. Para finalizar, no podemos saltarnos que un aire acondicionado asiste tanto para frío como para calor dependiendo a la temperatura a la que despida el aire. Son apropiados para lugares con temperaturas suaves y economiza espacio al disponer la doble funcionalidad y no precisar dos aparatos individuales.

No dejes de seguirnos en nuestras redes sociales Facebook, Twitter, Instagram y Google+.

Puedes contactar con nosotros llamándonos al 987 413 906, escribiéndonos a experts@remax.es o puedes venir a vernos estamos en la Avd. Compostilla nº 10. Ponferrada

Subir