Se acerca el fin del curso económico de cada diciembre y es el momento de hacer balance y tomar decisiones. ¿Me conviene más comprar ahora o esperar a enero?

Casos diferentes tenemos miles y lo primero a valorar es nuestra capacidad de financiación. Bien sea por recursos propios o los obtenidos mediante la concesión de un préstamos, el dinero es un factor fundamental para invertir. Una vez cubierto este “pequeño” detalle, pasamos a valorar la

Situación financiera personal

Si hablamos de un trabajador por cuenta ajena, las ecuaciones son simples: sueldo menos gastos. En cambio, cuando se trata de un trabajador por cuenta propia, la cosa cambia. Nos enfrentamos a unos ingresos variables y a unos gastos, que también suelen presentar significativas diferencias entre un mes y otro.

No es fácil tomar decisiones con altos grados de incertidumbre, por lo que en estos casos, debemos valorar la capacidad de ahorro de los últimos ejercicios y en base a ellos, realizar una estimación de la capacidad de inversión de los venideros.

Mis finanzas me permiten comprar

Pues adelante, a buscar vivienda. Nuestra recomendación, siempre es que te dejes asesorar por los mejores profesionales para lograr adquirir tu vivienda al mejor precio y con todas las garantías.

Puedes contactar con nosotros llamándonos al 987 413 906, escribiéndonos a experts@remax.es o puedes venir a vernos estamos en la Avd. Compostilla nº 10.

Si ya tienes una propiedad elegida, suele ser necesario buscar financiación. Bien porque no disponemos del capital necesario para la adquisición o bien porque el precio del dinero hace que las entidades financieras estén ofreciendo actualmente productos de inversión con diferenciales muy interesantes.

La financiación

Este es el punto que más puede influir en la decisión de comprar en diciembre o en enero. En enero comenzamos un nuevo ejercicio fiscal y una inversión de este calibre, puede marcar el resto de los meses. En cambio en diciembre, tenemos ya todo decidido y los números nos dejan menos incertidumbre.

Los últimos meses, las hipotecas han estado prácticamente congeladas primero por la reforma de la ley hipotecaria y luego por la incertidumbre política de dos periodos electorales en un año. Esto ha supuesto que muchas entidades financieras necesiten mejorar sus números si encuentran clientes con la solvencia necesaria y puede ser el momento de negociar una préstamo en condiciones ventajosas.

Dar una respuesta tajante es complicado, pero si todas las piezas encajan, la elección de fecha en el mes de diciembre puede ser la mejor decisión financiera para la adquisición de una nueva vivienda.

Subir